ARTE Y FEMINISMO: Entre la educación amorosa y la educación por ósmosis *

Mónica Mayer

descargar pdf

Comienzo con una confesión: soy tan floja que a lo largo de mi vida en lugar de tratar de hacer muchas cosas a la vez, o como quien dice, de trabajar en lo que ahora se denomina como el femenino “multitasking”, he tratado de que cada cosa que hago sirva para muchos cometidos. Soy fan de la sinergia y me divierte la idea de desdibujar la  compartimentalización de la vida. Me gustan los procesos que son de ida y vuelta, como la educación, porque he descubierto que la mejor manera de aprender es enseñar. Por eso, desde hace treinta y pico de años doy talleres y conferencias de arte feminista. Para mí, estas dos actividades son mi propuesta artística y mi militancia política. En ellas he unido mis grandes pasiones: el arte, el feminismo, la educación y el activismo.

En mi caso, el arte feminista siempre ha tenido que ver con la educación, quizás porque empecé a sentir y entender la necesidad del feminismo siendo estudiante en la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la UNAM en la ciudad de México a principios de los años setentas cuando me di cuenta que las mujeres éramos invisibles: ni se mencionaban a artistas en las clases de historia del arte, ni se nos tomaba en cuenta. La mayoría de los maestros nos veía como mujeres antes que como artistas1 y, para colmos, la vida social de la escuela se llevaba a cabo en las cantinas de las cuales estábamos vetadas por explícitos letreros que decían: “prohibida la entrada a uniformados, menores, perros y mujeres”.

Esto me llevó a seguir mis estudios en el mítico Woman’s Building en Los Ángeles, California. Yo ya había empezado a hacer obras con ideas feministas, por lo que en 1976, al enterarme de que existía una escuela especializada en el tema no dudé y me inscribí al primer curso disponible, un taller de dos semanas que incluyó un módulo con Judy Chicago.  Ahí me convertí en adicta a la educación de arte feminista, entre otras cosas, porque uno de sus ejes primordiales era trabajar con la experiencia personal de las participantes: lo que sentíamos era tan importante como lo que pensábamos.

La experiencia me fue tan reveladora en términos de entender que el sexismo permeaba cada rincón de mi existencia y que el arte no sólo no estaba exento de responsabilidad, sino que era un importante dispositivo de transmisión de las ideas del patriarcado, que al regresar a México quise compartir lo que había aprendido.  De alguna forma me parece que los verdaderos procesos de educación, esos que nos cambian la vida, tienen una estructura de contagio que nos compele a replicarlos.

Dos de mis maestros de historia del arte, Juana Gutiérrez  y Armando Torres Michúa, se convirtieron en mis cómplices y me ayudaron a dar mi primera conferencia en público.  Ellos organizaron todo. Esa tarde, decoramos el auditorio con velas para crear un ambiente adecuado y los tres nos sentamos sobre el escritorio en lugar de las sillas para hacer la reunión menos formal y para romper con el orden jerárquico entre nosotros, pero también con el público.  La velada empezó con breves participaciones de los maestros contextualizando la situación de las mujeres artistas y después me lanzaron al ruedo. Fue un gran ejemplo de educación amorosa, que es cuando una maestra o facilitadora acompaña a su alumna en el proceso de aprendizaje que ella misma se trazó.

Ese mismo año convoqué al primer taller de arte feminista entre las militantes de la Coalición de Mujeres Feministas. Yo me había unido a uno de los dos grupos que la integraban en ese momento porque me parecía que si pretendía crear un arte feminista, primero era indispensable entender que de qué se trataba el feminismo. La existencia del taller consta en Cihuat, el periodiquito que publicábamos en la Coalición en donde lo anuncié y en la cronología del archivo Ana Victoria Jiménez2 en cuyos registros aparece que se llevó a cabo de febrero a octubre de 1976. Desafortunadamente mis recuerdos son borrosos y en esa época yo no tenía conciencia de la importancia política de guardar archivos, especialmente para quienes hemos estado excluidas de la historia.

Ese año empecé a ahorrar para asistir al Feminist Studio Workshop (FSW), el programa de dos años del Woman’s Building al que ingresé en 1978.  Las facilitadoras de esa generación fueron Nancy Angelo, Vanalyn Green y Cheri Gaulke.  Participaban alumnas de diferentes partes de EU, de distintas clases sociales y niveles educativos, de varias procedencias raciales y culturales, de todas las preferencias sexuales, de distintas edades y algunas extranjeras como yo.

El primer año el programa consistía en realizar dinámicas, hacer lecturas, escuchar conferencias, trabajar en pequeño grupo y participar en diversos cursos como el de crítica de arte de Arlene Raven.  Por la misma diversidad del grupo, el ambiente siempre era tenso e intenso.  Todas nos podíamos identificar como mujeres y entender la opresión que compartíamos,  pero eso no nos llevaba automáticamente a deshacernos de otros tipos de desigualdad como el racismo, el clasismo o la homofobia.  Había que trabajarlo y aceptar que, al transitar por distintos ejes de inequidad, a veces éramos oprimidas y a veces opresoras.

Recuerdo particularmente un taller sobre mujeres de color (women of color) porque el concepto me era totalmente ajeno. En México, desde hace por lo menos 100 años los gobiernos han construido una idea de “lo mexicano” como el mestizaje entre las culturas indígenas y la española que la conquistó en el siglo XVI. Se plantea como un punto de unión e identidad.  La cultura en EU es el “melting pot”, en el que todos viven en el mismo territorio, pero no necesariamente comparten una identidad colectiva.

Cuando empezó el taller francamente no sabía dónde colocarme porque el tono de mi piel es apiñonado, lo cuál en lo más mínimo hace que me sienta menos mexicana o “Euro-Mexican”, como me definió alguna vez una artista chicana haciendo que me sintiera ofendidísima. Sin embargo, pensé en quedarme con el grupo “blanco” para analizar mi propio racismo porque la idea del mestizaje que nos han vendido en México nos une, pero también nos impide ver la enorme diversidad cultural del país, ocultando un profundo racismo del que ni siquiera se habla y que padecen en primer lugar las culturas indígenas, pero también nuestra fuerte raíz negra. Durante el taller, una de las compañeras empezó a mencionar que se había subido a un camión en México y estaba muy contenta porque, a pesar de que eran puros mexicanos, no le había pasado nada.  En ese momento entendí que yo definitivamente era una “woman of color” y me fui con las negras y las chicanas que tenían su propia discusión a partir de una doble discriminación.

Más que compartir una experiencia personal, subrayo esta anécdota porque hoy se habla mucho de que el feminismo setentero fue blanco y clasemediero, pero mi experiencia en el FSW es que fue un semillero en el que todas estábamos abriendo espacios para comprender la estructura de la discriminación en contra de las mujeres y, a partir de esto entender también el resto de las desigualdades de poder. El Woman’s Building era una institución cuyo objetivo era la redefinición de la identidad de género a través de la producción cultural y por lógica, estos problemas se discutían a fondo. Pero sucedía lo mismo en el movimiento feminista en México con sus diversas voces. Quizá el discurso era incipiente, incluso ríspido. Quizá faltaban voces por unirse o por escucharse. Pero negar esta diversidad de planteamientos en el feminismo temprano desacredita a las feministas blancas de clase media e invisibiliza la participación del resto de las mujeres.

El segundo año nos dedicábamos a realizar y promover nuestra obra. El énfasis que hacían en la profesionalización de las artistas me era muy extraño.  Hablaban de desarrollar estrategias para entrar a galerías, hacer nuestros portafolios, obtener becas, promover y vender nuestro trabajo. En mi contexto todo eso era irrelevante, empezando por el hecho de que México era (y sigue siendo) un país en vías de desarrollo en el que 40% de la población vive en pobreza extrema. El mercado del arte era flaco, aunque el Estado se encargaba de promover la cultura, siempre dentro de sus propios lineamientos. No hubo un sistema nacional de becas sino hasta finales de los 80′s, cuando la iniciativa privada también empezó a tomar un papel más activo en la cultura y algunas galerías comenzaron a abrirse al arte contemporáneo.

Pero además, yo venía de estudiar en México, país de grandes movimientos de arte político como el de los Muralistas y eran de los años setentas, así es que estábamos influenciados hasta el tuétano por la matanza estudiantil del 68 y la subsecuente Guerra Sucia cuya represión fue brutal. Venía de un contexto latinoamericano de dictaduras y dictablandas3. Para nosotros el arte era un medio de expresión, una herramienta política, una forma de defensa personal y desdeñábamos al mercado. El reto no era cómo promover mi obra y abrirme mercado, sino cómo lograr mayor eficiencia política.  Seguramente por eso me atrajo inmediatamente el trabajo de Suzanne Lacy y Leslie Labowitz, integrantes del grupo Ariadne: A Social Art Network y me metí a los cursos que ofrecían en el Woman’s Building. Pero volveré al tema un poco más adelante.

Habiendo participado principalmente en métodos educativos tradicionales en los que se establece una distancia inmediata entre lo emocional y lo intelectual, al principio la educación de arte feminista me incomodó mucho.  Recuerdo pasarme una tarde llorando amargamente con Nancy Angelo porque sentía que tanta atención me empalagaba.  Con los años fui entendiendo que lo difícil no había sido hablar desde mi experiencia personal, sino empezar a cuestionar todo lo que asumía como verdadero. No sólo se trataba de asimilar nuevos datos e ideas, sino de ir descubriendo hasta dónde la forma en la que me veía a mí misma y la manera en la que entendía la realidad eran una construcción social.

Pero lo que más me enganchó de esta experiencia fue palpar por primera vez un método educativo “alternativo”, por llamarlo de alguna manera.  Durante años yo había estado leyendo compulsiva y desordenadamente sobre educación porque entonces como hoy pensaba que es la mejor opción para combatir los prejuicios, trátese de género, raza, nacionalidad, religión etc4.

En el Woman’s Building encontré un modelo que me recordaba a la educación activa en los términos de Montessori, significativa en los de Ausubel, liberadora en los de Freire, auto generativa como la de la famosa escuela Summerhill de Alexander Sutherland, práctica como la de John Dewey y tan empoderadora como lo que promovía el polémico pequeño libro rojo de la escuela de Sorne Hansen y Jesper Jensen. También veía, en la práctica, un modelo de educación y de producción artística que partía de entender cada uno de estos procesos como parte de un sistema, que es lo que había estado aprendiendo en las clases de teoría que tomaba en la escuela de arte con Juan Acha, el teórico peruano. Esto me permitió apreciar el hecho de que las artistas feministas en Los Ángeles trabajaban en equipo (historiadoras, curadoras, artistas, coleccionistas, funcionarias, etc.), pero también con activistas y personas de otras disciplinas, lo que creaba una situación peculiar y maravillosa que se da en pocas ocasiones: un momento de sincronía entre los anhelos sociales y la producción artística. En esos instantes se palpa la importancia del arte. Los Constructivistas Rusos y los Muralistas Mexicanos seguramente lo sintieron también. ¿Qué más podía pedir? Estaba deslumbrada.

Naturalmente, lo primero que hice fue preguntar qué nutría este programa y cuáles eran sus orígenes. La referencia inmediata era el Feminist Art Program que desarrollaron Judy Chicago y Miriam Shapiro en Cal Arts en 1971. Lo demás eran menciones vagas. Por ejemplo, averigüe que el “pequeño grupo” o CR (Consciousness Raising Group) que era la herramienta eje del movimiento feminista y fue ampliamente usada en la educación de arte, tenía sus orígenes en los “Speak bitterness Groups” utilizados en la China de Mao o que algunos ejercicios utilizados en los talleres como las fantasías guiadas tenían influencia de las meditaciones curativas de las religiones orientales5.Yo también veía que ésta extraña y efectiva mescolanza educativa tenía influencias de la amplia gama de tendencias y escuelas psicológicas y psicoanalíticas tan de moda en ese momento, desde la psicología humanista hasta propuestas como Co-counseling formulado en los años cincuenta por Harvey Jackins o EST de Werner Erhard porque muchas mujeres en el Woman’s Building participaba en este tipo de actividades.  La educación de arte feminista angelina era un producto de su momento.

Como mencioné anteriormente, el segundo año del FSW nos concentrábamos en sacar nuestro trabajo al mundo. Para entonces yo ya había empezado a participar en los proyectos de Ariadne: A Social art Network como el proyecto Making it Safe6 y Suzanne Lacy era mi asesora de tesis porque me había inscrito en la maestría en Goddard College, que aceptaba como válida mi participación en el FSW.  Gracias al trabajo con Suzanne, mis ideas habían cambiado y empecé a plantear los procesos políticos y educativos como arte y al performance como intervención social más que como acto escénico. Por ello, mi proyecto de segundo año del FSW consistió en realizar una pieza que se llamó Traducciones: un diálogo internacional de mujeres artistas (Translations: an international dialogue of Women Artists).Era una pieza basada en el diálogo, cuyo eje era la educación.

Para esta pieza traje a México a un grupo de artistas feministas de mi generación a impartir un taller y una serie de conferencias y a su vez llevar a EU información sobre las artistas mexicanas. Creamos un puente.

Las conferencias, como suele suceder en este tipo de eventos de educación informal,  fueron abiertas al público y se llevaron a cabo en espacios como el Museo Carrillo Gil. El taller de dos días fue en la casa de Cuernavaca de la dramaturga Nancy Cárdenas e incluyó una serie de dinámicas que conducían a la realización de performances sobre nuestra experiencia como mujeres.

Algo que me resultó muy sorprendente, es que un sector de las feministas mexicanas se molestó mucho con el taller porque querían datos duros y consideraban que nuestros ejercicios eran similares a los utilizados en los cursos motivacionales promovidas por el capitalismo para incrementar la productividad de los trabajadores y explotarlos más. Eran un truco más del imperialismo Yanqui. Armaron una bronca mayúscula. En ese momento confirmé algo que ya sabía: el primer paso para que cualquier proceso educativo funcione, quizá el más importante, es la confianza. Las feministas mexicanas desconfiaban tanto de las feministas de EU, como las mujeres del WB de los hombres.  Aprendí que si no se ponen en evidencia estos conflictos antes de empezar y de preferencia se resuelven, lo más probable es que todo salga mal. Baste contarles que se encendieron las pasiones y dos compañeras acabaron a golpes.

El FSW fue muy importante para mí porque me fortaleció como mujer y como ser humano, pero en términos de entender lo que era el arte feminista en su expresión más política y militante, el aprendizaje más intenso fue colaborar en los proyectos de Lacy y  Labowitz.Aprendí del ejemplo de estas extraordinarias mujeres y artistas, de su capacidad como profesionales, de la claridad con la que estaban planteando ideas que han transformado al arte y de su compromiso político y artístico. Comprendí que si el arte quiere causar una revolución social, primero que nada tiene que ser revolucionario en términos artísticos. Y lo mismo sucede con la educación. No sólo se trata de cambiar los contenidos, lo primero que hay que hacer es transformar la forma. Con ellas me di cuenta que, así como existe la educación amorosa de la que hablaba anteriormente, también hay la que se da por ósmosis al trabajar con maestras que nos permiten compartir su proceso y son suficientemente abiertas a dejarnos ver sus sueños, dudas y desencantos.

Más allá de los orígenes y las especificidades de la educación de arte feminista californiana setentera, hay algunos objetivos generales que funcionaban en ese contexto y siguen siendo válidos: a) Crear un espacio de confianza en el que las mujeres podamos aceptar la autoridad de otras mujeres y ejercer la propia. b) Detectar los obstáculos personales, profesionales y/o sociales que dificultan el trabajo de las artistas y hacerse de herramientas para desarticularlos. c) Especificar los objetivos políticos y artísticos de nuestra obra y desarrollar estrategias para lograrlos.

El primer taller de arte feminista que impartí en México en una institución se llevó a cabo en mi alma mater en 1982.Llena de la confianza recién adquirida en el Woman’s Building, un día me le aparecí a José de Santiago, entonces director de estudios de posgrado de la ENAP y le dije que había obtenido una maestría en sociología del arte enfocada al arte feminista y que estaba decidida a impartir un taller sobre el tema. Remate afirmando que me gustaría darlo en la escuela, pero que si no me contrataba de todos modos lo iba a dar. Para mi sorpresa lo aceptó de inmediato y lo eché a andar a la brevedad, a pesar de que algunos trabajadores y maestros hicieran hasta lo imposible por boicotearnos cerrándonos el salón con llave o enviando cartas al director quejándose de que no aceptábamos hombres, siendo que sólo se habían inscrito mujeres.

El grupo de arte feminista Tlacuilas y Retrateras surgió de ese taller. Estuvo integrado, entre otras, por artistas muy jóvenes como Patricia Torres y Elizabeth Valenzuela, historiadoras del arte como Karen Cordero y Nicola Coleby, gestoras como Marcela Ramírez y militantes feministas como Ana Victoria Jiménez.

Ese primer curso lo diseñé de acuerdo al modelo aprendido en el FSW, pero consciente de que tenía que ser flexible y dejarme guiar por el proceso.  Empezamos trabajando a partir del pequeño grupo y otras dinámicas para estimular la creatividad y definir los contenidos feministas de la obra.  Desde entonces noté, por lo menos en México, este tipo de herramientas eran muy útiles en un principio y en momentos específicos como cuando hay que resolver un bloqueo creativo o un conflicto de grupo, pero no como estructura de trabajo cotidiana.

También empezamos a criticar la obra de cada alumna. Esto funcionó mejor una vez que se había establecido una buena relación entre las participantes porque en éste país fácilmente confundimos la crítica con la agresión. Un aspecto importante del taller fue investigar sobre el trabajo de otras mujeres artistas.A la fecha esto sigue siendo necesario porque a pesar de la enorme bibliografía existente sobre las artistas del pasado, pocas de las escuelas de arte han incorporado dicho material a sus programas.

Un tema recurrente en éste y otros talleres que he impartido es que todas hemos sentido discriminación frontal o sutil y que al denunciarla nos han dicho que estamos exagerando. En ese primer taller, como no había ningún estudio sobre el tema, el grupo se lanzó a entrevistar a diversos maestros de arte y galeristas. También consiguió datos sobre la participación de las artistas en exposiciones o la frecuencia con la que se escribía de su trabajo. El sexismo era evidente, desde el galero que negaba ser sexista pero no representaba a ninguna mujer, hasta los maestros de las escuelas de arte que aceptaban sin empacho que le ponían menos atención a las mujeres artistas porque era una pérdida de tiempo. No sólo no exagerábamos, sino que nos habíamos quedado cortas en nuestra apreciación de la realidad.

Al darnos cuenta de lo que sucedía en nuestro entorno y con la consolidación del taller en grupo, empezamos a plantear un proyecto colectivo ambicioso que pretendía reflexionar a través del arte sobre un tema que a todas nos resultaba inquietante: la fiesta de quince años.

Para mí, la colaboración y el trabajo de grupo son parte fundamental del arte feminista. El mismo feminismo lo entiendo como la construcción de una visión colectiva. Pero para que el trabajo colectivo funcione, tiene que venir de una necesidad real. No se puede forzar.  Yo simplemente sé que un taller está funcionado cuando surge entre las participantes la inquietud de trabajar en grupo y empezar a sacar sus ideas al mundo.

Pero volvamos a La Fiesta de Quince Años. En México sigue siendo tradicional que al cumplir esa edad, las jóvenes sean presentadas en sociedad, en una ceremonia que incluye un discurso tradicional del padre en el que básicamente las pone en el mercado del matrimonio. Tlacuilas y Retrateras realizó una amplia investigación que partió de nuestras experiencias personales. Aunque  entendíamos las implicaciones de esta fiesta dentro de un sistema patriarcal en el que se considera a la mujer como objeto y su valor máximo es la reproducción y algunas artistas la habían vivido como una pesadilla porque se sintieron expuestas o acosadas, otras habían disfrutado el baile y ser el centro de atención.  Algunas incluso plantearon que era mejor este ritual que el que enfrentaban los jóvenes que es tener que probarse como machitos visitando un prostíbulo.

Al ver la profundidad y el arraigo de esta fiesta, el taller se planteó la hipótesis de que si bien tiene un antecedente inmediato en las culturas europeas e incluso se organizan viajes a Austria para bailar el vals de quince años en algún castillo ensoñador, seguramente hace eco con rituales de paso prehispánicos, por lo que también nos echamos un clavado a la historia y la antropología. También estudiamos los aspectos económicos de una celebración que produce una gran derrama económica.  De manera natural, La Fiesta de Quince Años se convirtió en un proyecto interdisciplinario.

Por otro lado, nuestro afán por entender más que de imponer, hizo que criticáramos el tradicional baile sin satanizarlo, rescatando su aspecto celebratorio. Incluso planteábamos que los hombres eran discriminados porque no les hacían fiesta. Hace poco, gracias a una alumna del taller que imparto actualmente que está trabajando el mismo tema, me enteré que empieza a ponerse de moda que los muchachos también tengan fiesta de quince años, lo cual me parece extraordinario porque parecería que lo femenino por fin empieza a dejar de ser tabú para los hombres.

La Fiesta de Quince Años fue conceptualizada como una intervención social de varios meses parecido al proyecto Making it Safe en el que trabajé con Suzanne Lacy y que ella denominaba como “Non-audience oriented performance” y en México habíamos empezado a llamar proyectos visuales. La pieza incluyó una exposición, conferencias, lecturas de poesía, una obra de teatro y performances, pero el proyecto global fue acción colectiva a manera de una gran fiesta de quince años, con todo y su baile en el cual cada artista diseñó su propio vestido: algunos tenían manos por todo el cuerpo, otros mostraban los genitales cosidos externamente y no faltó el que incluía un cinturón de castidad.

La estructura de la pieza respondía a la de la fiesta de quince años: invitamos como madrina de libro a la crítica Raquel Tibol, el pintor José Luis Cuevas fungió como padre de la quinceañera y el artista Nahum B. Zenil fue padrino de la exposición y el único varón invitado a participar para que no se nos acusara de ser discriminadoras en contra de los hombres al organizar una muestra exclusiva de mujeres artistas. Era nuestro “token male artist”.  Así mismo, por la visión política del proyecto, no nos limitamos a acercarnos a la comunidad cultural.  Invitamos a feministas, a los medios de comunicación y, muy especialmente, a la comunidad que vivía cerca porque queríamos romper el aislamiento tradicional del arte y tener otro tipo de impacto.  Estábamos llevando a la práctica lo que habíamos visto en el taller en la teoría.

La respuesta al evento fue apabullante en términos de público y llegaron cerca de 2,000 personas.  Esto causó un caos parecido a las verdaderas fiestas de quince años.  El interés nos sorprendió, pero no tanto como las severas y mal informadas críticas que nos llovieron. En ese momento la prensa y la crítica de arte ni siquiera entendían lo que era un performance, por lo que nos acusaron, por ejemplo, de ser malas actrices.

A pesar de nuestros esfuerzos, la avalancha de comentarios negativos hizo que el taller se desintegrara. Algunas artistas incluso abandonaron el arte.  Tuvimos la claridad y energía para convocar a la periodista feminista Magali Tercero a escribir desde otro punto de vista para contrarrestar lo ocurrido.

A la distancia veo que la crítica realmente no fue tan severa, pero resultó desastrosa porque no estábamos preparadas. Hoy, después de tantos años de enfrentar diversos desdenes y actitudes descalificadoras, no me sorprende lo que sucedió. Incluso me parece que la virulencia con que fue recibido el evento y el hecho de que sigue siendo recordado, refleja su éxito.  El grupo y el proyecto fueron incluidos en el catálogo de La Era de la Discrepancia, que fue una importante exposición que recuperó los orígenes del arte actual mexicano en 20078

Sin embargo, en ese momento, en un mundo en el que todavía creíamos en utopías, éramos suficientemente ingenuas como para pensar que la sociedad cambiaría rápidamente y ni siquiera habíamos oído de lo que era el backlash, como taller  pensamos que lo que estábamos planteando era tan claro y tan justo, que seríamos bien recibidas.Y yo, como facilitadora, no pude ver que aún no asumíamos nuestra propia autoridad con suficiente fuerza como para contrarrestar la necesidad de complacer que nos había impuesto la educación tradicional.

Otro de los grupos que se formó en los ochentas fue Polvo de Gallina Negra (Black Hen’s Dust) que integramos Maris Bustamante y yo9 El nombre lo tomamos de un remedio contra el mal de ojo porque considerábamos que era difícil ser artista, pero ser mujer artista y feminista constituía un verdadero reto y queríamos estar protegidas desde nuestro mismo nombre.La ironía y el humor siempre fueron nuestras mejores herramientas.

En este afán de combinar la educación, la militancia y el arte, de unir en vez de fragmentar, uno de nuestros principales proyectos fue una gira de 30 conferencias/performance  por instituciones de educación media oficiales titulada Mujeres Artistas o se Solicita Esposa en la que hablábamos del trabajo invisible de la mujer.

Para empezar estas conferencias nos colocábamos delantales con enormes panzas de embarazadas para resaltar que nos podíamos poner y quitar a nuestro antojo ese rol asignado por la sociedad.  Para nosotras era evidente, aún en esos tiempos, que como diría Judith Butler, género es performance10.Inmediatamente después apagábamos las luces y Maris tiraba al suelo varios cuetes miniatura, de los que llamamos “brujas”, que truenan al estrellarlos al suelo. De manera intuitiva sabíamos que si dos mujeres queríamos obtener la atención del público y/o de los estudiantes, por un lado había que sorprenderlos y por el otro teníamos que desarticular su resistencia a través del humor.  Esa experiencia me llevó a entender que las conferencias y el trabajo educativo frente a grupo son actos escénicos y, como tales, requieren de una energía y un ritmo particulares.

En la conferencia no hablábamos de arte. Usábamos el trabajo de colegas nuestras como Magali Lara o Yolanda Andrade para referirnos a las diversas problemáticas que afectan a la mujer. Por ejemplo, las fotografías de luchadoras de Lourdes Grobet nos daban pie a hablar de la violencia intrafamiliar puesto que algunas de ellas le habían comentado a la fotógrafa que a pesar de su entrenamiento físico, no faltaba la que era golpeada por el marido.  Algunos de los temas que tratábamos eran aborto, violación, derecho a la educación, igualdad en el trabajo, la rigidez de los roles sociales, la maternidad y el feminismo.

Recibimos muchas sorpresas a lo largo de esta gira de conferencias por pequeños poblados o ciudades de mediano tamaño a lo largo del Estado de México, desde un presidente municipal que asistió a la conferencia y se ofendió porque ambas usábamos botas, lo que le parecía un gesto desafiante, hasta jóvenes que nos confesaban que se sentían apoyados por la plática porque en sus casas había violencia intrafamiliar y nunca habían visto que se cuestionara públicamente. A través de nuestros gestos, las imágenes que mostrábamos y nuestras palabras buscábamos producir una fisura cognitiva en el público y lo logramos en algunos casos porque a lo largo de los años se han acercado a mí personas que asistieron a alguna de esas conferencias y todavía las recuerdan como algo que hizo que les cayera el veinte.

Pero tampoco faltaron los momentos chuscos.  En una ocasión llegamos a una pequeña población en la tarde y nos encontramos con la sorpresa de que la electricidad bajaba a esa hora y era imposible utilizar el proyector de diapositivas.  Empezamos la plática con dificultad porque las imágenes eran el eje de nuestro discurso,  pero con la ventaja de poder ver al público porque no era necesaria la obscuridad para proyectar.  Nos sorprendió que la mayoría de los asistentes fueran más jóvenes que de costumbre.Generalmente contábamos con alumnos de preparatoria y éstos tenían como 14 o 15 años, pero no nos preocupamos porque nuestra conferencia era coloquial y apta para todo público. Entre más avanzaba la plática, los rostros de los jóvenes mostraban más desconcierto, por lo que paramos la conferencia para preguntarles porqué habían asistido y quien los había enviado.  Cual no sería nuestra sorpresa, cuando nos dijeron que la maestra de biología los había enviado para aprender sobre las enfermedades de las ¡gallinas! En ese momento terminamos la charla, enviamos a los chamacos a su casa y el grupo Polvo de Gallina Negra en pleno se retiró.

A lo largo de los años he seguido realizando conferencias performanceadas sobre arte y feminismo porque me parece que es un formato educativo concentrado que permite causar esa fisura cognitiva de la que hablaba anteriormente para que después la persona interesada se encargue de buscar por su cuenta otras herramientas para ahondar en el tema. También he continuado impartiendo diversos talleres de arte y género que han resultado muy enriquecedores porque la situación ha cambiado y cada circunstancia es diferente.

Uno de los cambios importantes es que a partir de los años ochenta empezó el proceso de institucionalización del feminismo, aunque por muchos años ignoró a las artes visuales. En las universidades se abrieron una variedad de especializaciones y departamentos de estudios de género o estudios de la mujer como el Programa Interdisciplinario de Estudios de la Mujer en el Colegio de México en 1983 o el Programa Universitario de Estudios de Género (PUEG) en la UNAM de 1992.En los ochentas, estando la escritora feminista Elena Urrutia al frente del PIEM, Maris Bustamante y yo nos acercamos a ver cómo podíamos integrar las artes visuales a sus programas, pero no tuvimos éxito.  No es sino hasta muy recientemente que el PUEG ha mostrado interés en el arte: la Dra. Déborah Dorotinsky empezó a coordinar el seminario Cultura Visual y Género y también han empezado a publicar la revista virtual Arte, Cultura Visual y Género, que s encuentra en http://revista-red.pueg.unam.mx/360/360.html.

Por otro lado, a principios del nuevo milenio, tanto el Gobierno Federal como los gobiernos estatales crearon Institutos de la Mujer a lo largo del país.  La visión de estos institutos no siempre ha incluido a las manifestaciones culturales, pero han organizado algunas exposiciones y eventos académicos.  Por ejemplo, el Instituto de la Mujer Oaxaqueña (IMO) organizó en 2001 el Primer Coloquio sobre arte y Cultura desde la Perspectiva de Género y en 2002, el Instituto Nacional de la Mujer convocó al coloquio Arte y Género al que invitaron a artistas y teóricas de diversas disciplinas a discutir la problemática y las aportaciones de las mujeres en cada uno de esos campos. El coloquio duró dos emisiones e Inmujeres publicó las memorias de la primera. Esto marca una de las grandes diferencias de la educación de arte feminista de principios de los ochentas y la del nuevo milenio: ahora ya por lo menos hay unos cuantos libros propios de los cuales partir11.  No puedo dejar de recalcar la importancia de contar con estas publicaciones, porque de otra manera nos la pasamos tratando de ver si cabemos bajo las definiciones de las teóricas de países del primer mundo que cuentan con muchos más recursos humanos y económicos para realizar y publicar sus investigaciones.

En 2004, el Instituto de la Mujer Guanajuatense (IMUG) me invitó a impartir uno de los talleres de arte y género más interesantes que me han tocado. Un año antes me habían llamado del Estado de Guanajuato a dar un taller intensivo que resultó muy estimulante porque las participantes ya tenían claro cómo funcionaba el sexismo y juntas desarrollaron estrategias para visibilizar la presencia de las mujeres artistas. Me había sorprendido que Guanajuato, que tiene fama de ser un estado muy conservador promoviera este tipo de taller, pero me dio mucho gusto.  Al año siguiente me sorprendieron aún más cuando me plantearon la idea de diseñar un taller sobre arte y género para las personas que trabajaban de manera permanente en los museos y las casas de cultura, desde administradores y maestros, hasta el personal de base que se encarga de labores como recibir los boletos de entrada. En esta ocasión el taller era organizado conjuntamente con el Instituto de Cultura del Estado y era parte del plan del IMUG para transversalizar su política de género a través de todas las dependencias del Estado. No querían que participaran funcionarios o directivos en el taller porque el tiempo que están en sus puestos es limitado y se buscaba un cambio a largo plazo.  Su lógica era que si se había logrado que se promulgaran leyes que promovían la igualdad de las mujeres, había que implementar programas para que los empleados públicos supieran lo que esto significaba. Ante tanto sentido común, naturalmente acepté el reto.
  Lo primero que hicimos, como siempre, fue hablar de nuestras expectativas del taller. Esto me permite explicar lo que yo considero que es mi rol como facilitadora y  describir el método con el que estaremos trabajando y sus objetivos.  Me parece necesario compartir esta información porque si bien el taller es sobre arte y género, implícitamente plantea una reflexión sobre la educación feminista.  Y lo hago con la muy mala intención de que después se replique.

Después cada quien escribió los objetivos personales que quería lograr en el taller y firmó un contrato especificándolos que guardaron hasta el final del taller cuando hicimos un cierre analizando los resultados y solicite retroalimentación sobre mi desempeño. El objetivo de esto es fomentar que cada participante se haga responsable de su propio proceso educativo.

En esa ocasión, de la introducción pasamos directamente a definir en grupo lo que los participantes, hombres y mujeres, entendían por género y por cultura. En mi experiencia siempre es más enriquecedor cuando todos contribuyen a construir una definición común que si proviene de la maestra o un texto, tanto porque se convierte en una base que la colectividad puede asumir como propia, como por la complejidad que se logra. Ya después condimentamos el platillo con teoría e historia. El ejercicio siempre ha resultado empoderador porque las participantes se dan cuenta que saben más de lo que creían y de hecho son expertas en cuestiones de género e identidad.

Posteriormente detectamos las situaciones que cada quien observaba en su trabajo que iban desde el hecho de que los padres se negaban a que sus hijas tomaran clases de ballet con un maestro varón por temor al contacto físico, hasta tener que lidiar con maridos que no le permitían a sus esposas asistir a algún evento, especialmente en comunidades muy pequeñas cuya “casa de la cultura” era un camión que los visitaba esporádicamente. Pero el mayor reto era lograr que los hombres -especialmente los ancianos- se acercaran más a la cultura porque consideraban que era algo femenino y se negaban la oportunidad de tomar una clase o asistir a un espectáculo. Al entender la complejidad de estas situaciones empezaron a pensar en estrategias a largo plazo.

Me sorprendió que todos los y las participantes tuvieran una postura abiertamente a favor de los derechos de la mujer. Quisiera pensar que el feminismo ha permeado más profundamente de lo que me doy cuenta, pero la realidad me dice que no es así. En 2005, la Secretaría de Desarrollo Social publicó la Primera Encuesta Nacional sobre Discriminación en México12.La mayoría de los encuestados expresó que las mujeres merecemos ser tratadas como iguales, pero 40% afirmó que debíamos limitarnos a las labores propias de nuestro sexo. En otras palabras, hemos cambiado de dientes para afuera, lo cual en sí mismo es un gran logro porque es un pequeño avance en toda la población. Hoy es políticamente incorrecto aceptar la desigualdad de la mujer, pero en la práctica todavía queda mucho trabajo por hacer.

Naturalmente, los y las participantes en el taller también analizaron la forma en la que funcionaba el sexismo dentro de la estructura de la institución para la que trabajaban.  Se habló de acoso sexual, de que los hombres obtuvieran los puestos altos y con mejores salarios y que las mujeres tuvieran que encargarse de la mayor parte de la crianza de los hijos. Era interesante ver que eran las mismas demandas por la igualdad que las feministas habían planteado décadas antes. Hasta parecería que nada había cambiado. Pero no era así. Eran las mismas demandas, pero en un contexto totalmente diferente: ahora se planteaban dentro de un taller organizado por una institución cuyo mandato era implementarlas.

Si bien entiendo la necesidad que tenemos de reunirnos en grupos exclusivamente de mujeres cuando se empieza a hablar de género, en este caso fue muy útil que hubiera hombres y mujeres. Parecía que nunca se habían sentado a hablar. Ellas planteaban problemas que ellos ni siquiera se imaginaban, y viceversa.  El sistema patriarcal ha sido muy eficiente al dividirnos en géneros para vencernos.

También se designó un espacio para compartir experiencias personales, lo era resultó particularmente difícil porque era una comunidad con una historia común en la que algunos eran jefes y otros empleados.  En esta ocasión traté de evitar que esto se convirtiera en un problema hablando abierta y directamente del tema.

Hace rato mencioné que considero que un taller está funcionando bien cuando sus participantes plantean trabajar colectivamente, pero es un éxito cuando además se tejen complicidades que permitan que el trabajo se siga desarrollando de manera independiente.  Estas pueden ser colectivas (por ejemplo, la organización de una exposición) o simplemente el que dos personas sepan que pueden recurrir una a la otra para apoyarse. Desafortunadamente en el caso de Guanajuato nunca supe si esto había sucedido porque cambiaron a la directora del IMUG y, como suele suceder en México, corrieron a todo el personal y eliminaron los programas que venían desarrollando.

En septiembre de 2009 decidí abrir el Taller Permanente de Arte y Género porque sentía que el ambiente había cambiado.De alguna manera exposiciones como WACK: Art and the Feminist Revolution en EU o La Batalla de los Géneros en España y la apertura del Elizabeth A. Sackler Center for Feminist Art en el Brooklyn Museum of Art, habían vuelto a poner los reflectores sobre el tema y generado interés, especialmente entre las artistas más jóvenes. En esta ocasión lo abrí de manera independiente, como Pinto mi Raya, que es el proyecto artístico que fundamos en 1989 mi esposo y colega Víctor Lerma cuyo objetivo es fortalecer el sistema artístico mexicano.

A casi tres décadas de los primeros talleres de arte feminista, el panorama es diferente.

Por el lado positivo el cambio más grande es la influencia del feminismo en la sociedad en general y también en el medio artístico. Para mí esto es evidente en varios aspectos: 1) Se ha fortalecido la presencia de mujeres en todos los campos y en el arte es muy notorio en la cantidad de mujeres que estudian arte y obtienen los premios y becas otorgados a jóvenes creadores.  2) Hay materiales publicados sobre las artistas, incluso sobre el arte feminista y todo un camino recorrido por mi generación. Aunque aún están por escribirse muchas de las historias locales o las de grupos más marginales, existe una amplia bibliografía. 3) Muchos artistas han estado y están realizando trabajo sobre identidad de género.

Por el lado negativo, el sexismo sigue fuerte y vigoroso.  A veces, el backlash ha sido brutal y en México ha llevado a extremos como el feminicidio. Pero también está presente de manera sutil y perniciosa. El desprestigio del feminismo es profundo y es común encontrar a personas que dicen estar de acuerdo con la igualdad de la mujer y actúan en consecuencia, pero rechazan absolutamente la etiqueta de feminista porque piensan que es un machismo a la inversa y a las feministas nos tienen etiquetadas como odia hombres. La diversidad y riqueza del pensamiento feminista ha permeado desde el anonimato y el estereotipo de las feministas se ha solidificado. Esto también lleva a que muchas de las artistas jóvenes crean que las batallas del feminismo se ganaron y es un tema pasado de moda. ¡Ojalá así fuera! El problema con esto, es que a ellas les es más difícil detectar el sexismo. No se dan cuenta que a pesar de la gran cantidad de mujeres artistas que hay, su participación en exposiciones colectivas sigue siendo menor a 20% y hoy todavía se escriben 10 veces más críticas de arte sobre artistas varones que de mujeres. Ellas creen que no las invitan porque no son suficientemente buenas artistas.

Esta combinación de factores, aunado a la comunicación y difusión que facilita las redes sociales, permitió que el taller se llenara de inmediato e incluso lo abrí en dos turnos.  La mayoría de las participantes son mujeres, pero hay un hombre inscrito de manera permanente y varios que han venido de visita.  Se incorporaron por distintos motivos.  Hay artistas, historiadoras, gestoras, cineastas e investigadoras. Varias estaban realizando tesis de licenciatura, maestría o doctorado sobre aspectos de arte y género y necesitaban un espacio para rebotar ideas porque en la mayoría de sus instituciones habían logrado que les aceptaran el tema, pero no había especialistas para guiarlas. Otras ingresaron porque están realizando obra feminista de manera intuitiva y querían  hacerlo con conocimiento de causa o vinieron para entender porqué rechazan su trabajo por ser feminista. El taller es refugio y punto de encuentro.

El taller tiene una estructura, pero no un programa. Trabajamos a partir de las necesidades e intereses de cada una de las integrantes. Es un taller permanente en el que  cada quien puede participar el tiempo que lo considere necesario. Sin embargo, en Facebook tenemos un grupo abierto exclusivamente para quienes están o han estado inscritas al taller que sirve como plataforma de trabajo para las participantes activas pero nos mantiene en contacto con las otras. Como estábamos recibiendo muchas solicitudes para unirse a este grupo de artistas de otras partes del país que no pueden asistir al taller, actualmente se está empezando a trabajar en un blog abierto a todo público (http://de-generando.tumblr.com/). Hay ocasiones que artistas de otras partes del país envían trabajo, lo analizamos en el grupo y les enviamos nuestras opiniones o se da el caso de colegas de otros países que han venido a compartir sus proyectos con el grupo. Nos queda claro que es importante ir tejiendo una red con artistas de otras latitudes y hoy es factible.

La estructura del taller es sencilla. Nos reunimos una vez a la semana durante dos horas. Leemos textos y los discutimos.  En general yo selecciono estos materiales de acuerdo a las preguntas que van surgiendo en el grupo (¿Las artistas tenemos un lenguaje propio? ¿Hay crítica de arte feminista latinoamericana?  ¿En qué se diferencian el arte feminista del arte queer? ¿Qué le aporta el ciberfeminismo al arte?, etc.), pero muchas veces ellas contribuye con materiales desde sus especialidades. Gran parte de la discusión va encaminada a plantear nuestras propias definiciones para no depender de la crítica y la teoría que se ha producido en otros tiempos o en otras latitudes.

Por otro lado, al unirse al taller, cada artista presenta su trabajo, ya sea sus obras o sus textos y posteriormente lo hace cada vez que necesita retroalimentación. Hemos hecho diversas dinámicas sobre cómo estamos acostumbradas a recibir la crítica y discutido lo que se pretende con estas sesiones. Esto ha permitido que, especialmente las artistas más jóvenes se sientan cómodas recibiendo y emitiendo críticas. La variedad de edades, niveles de experiencia y profesiones ha sido muy enriquecedora.

Un aspecto importante del grupo, aunque no tan central como lo era en el FSW, es el trabajo en pequeño grupo y las diversas dinámicas que nos permiten hacer que nuestra experiencia personal sea materia prima de nuestra obra y de nuestro análisis.  Siempre he creído que lo personal es político, pero también que lo personal es artístico. Estas  dinámicas también sirven para estimular los vínculos de grupo y para echar a andar cualquier proyecto colectivo. También encuentro que son muy útiles como una forma de retroalimentación activa cuando alguna de las participantes en el taller presenta su trabajo y quiere profundizar en el tema. Por ejemplo, cuando alguien está trabajando un tema como imagen e identidad, podemos hacer una dinámica en la que compartimos nuestros primeros recuerdos de prendas de vestir que nos fueron significativas.  Para mí, ésta es un ejemplo de educación amorosa, en la que todas nos ponemos al servicio de la otra para ayudarla a lograr sus objetivos.

Para mi deleite, ambos grupos han realizado proyectos colectivos.El primero fue una presentación del proyecto Las Muertes Chiquitas de la artista española Mireia Sallarès que entrevistó a mujeres mexicanas sobre temas como la sexualidad y la violencia.  Con este material realizó un video, una serie fotográfica, mesas redondas y un libro de artista. Uno de los grupos del taller decidió interpelar a Mireia a partir de los sentidos y realizaron una serie de platillos sobre las frases que más les habían llamado la atención del libro de artista.  El segundo se constituyó como el grupo Las Gallina Girls (jugando con los nombres del grupo The Guerrilla Girls y Polvo de Gallina Negra) y plantearon que como el proyecto de Sallarès se había inclinado demasiado hacia la violencia, para sanarla le harían un ritual parecido a una “limpia”, que en este caso fue una “sucia”. Este grupo ha seguido trabajando como colectivo, haciendo stickers y carteles feministas y vendiéndolos en ferias en las que también hacen “sucias”.  En cada proyecto cambian de nombre. Actualmente ambos grupos están realizando una serie de breves videos basados en el estudio, análisis, crítica o apropiación de la obra de Pola Weiss, pionera del videoarte y del performance en México que murió hace 20 años y aunque es una figura mítica del arte mexicano, su obra es poco conocida entre las artistas jóvenes.

Al final del primer proyecto colectivo, que resultó muy divertido,  yo estaba inquieta porque la mayoría de las participantes en el taller tiene muy definido su trabajo individual, pero como colectivo habían realizado un proyecto con soluciones parecidas al feminismo setentero mexicano. Si estoy buscando que cada una fortalezca su propia voz, lo último que quiero es que se forme una escuela. Le plantee mi inquietud al grupo y me tranquilicé cuando una de las participantes más jóvenes comentó que estaba consciente de lo que había sucedido y que para ella era una forma de asimilar otras ideas, de hacerlas propias. Me dijo que por eso mismo se había metido al taller. Comprobé, una vez más, que la mejor manera de aprender (hasta lo que se supone que una ya sabe) es enseñar.

*Este texto fue publicado por primera vez en: La pala.com.

Mayo 2010
Texto publicado originalmente en inglés en la revista inglesa de arte feminista
n.paradoxa  vol. 26, 2010 sobre pedagogías feministas.

1El grupo Tlacuilas y Retrateras realizó una investigación para averiguar si había sexismo en el sistema artístico que fue publicada en el vol. IX, no. 33 de la revista FEM en abril de 1984.  Muchas de las respuestas a su encuesta relataban un trato sexista. Las alumnas decían: “Difícilmente te encuentras un maestro que te tome en serio como alumna”  “…nosotras quedamos en segundo término”.  Y los maestros: “Según yo las trato igual. Lo que pasa es que sí influye el hecho de que sea mujer, o sea, su atractivo como mujer sí influye”   “Hay muchas mujeres, sí, pero a mí se me hace que la mayoría de ellas viene por un esnobismo bien descarado”.

2El archivo Ana Victoria Jiménez reúne el material que la editora, fotógrafa y feminista Ana Victoria Jiménez integró durante los años setenta y ochenta sobre el movimiento feminista y otras organizaciones de mujeres, pero particularmente sobre el arte feminista del que ella misma formó parte como integrante del grupo Tlacuilas y Retrateras.  Actualmente el archivo está en proceso de catalogación y se están organizando varias exposiciones con sus materiales.

3Dictablanda es un término utilizado para describir dictaduras que supuestamente pretenden preservar las libertades civiles. 

4Cabe mencionar que a principios de los setenas estudié la preparatoria (Sixth Form) en Atlantic College en Gales, la primera de las escuelas de los United World Colleges, que es un movimiento que promueve el entendimiento internacional a través de la educación (international understanding through education) y convivir con jóvenes (hombres y mujeres) de un centenar de países y de todas las razas y creencias religiosas me ayudó a ver que todo conflicto puede resolverse a través del diálogo y esto despertó mi interés en la educación.

5En mi tesis de maestría para Goddard College en 1980, titulada FEMINIST ART: AN EFFECTIVE POLITICAL ART, le escribo una carta a Nancy Angelo preguntándole sobre este punto y me responde esos antecedentes, aceptando que “Many ofthe sources are, by this time, diluted and cloudy. Many I don’t know”

6Making it Safe fue un proyecto de varios meses en la comunidad de Ocean Park que tenía por objetivo reducir el nivel de violencia hacia las mujeres.  Esta pieza de intervención social, o “non-audience oriented performance” como lo definían Lacy y Labowitz, fue constituida por muchos elementos, desde sesiones de denuncia colectiva (speak-outs), hasta lecturas de poesía, sesiones de volanteo, exposiciones, manifestaciones y trabajo en los medios de comunicación.

7Hace unos días, hablando con Ana Victoria Jiménez sobre aquellos tiempos, me decía que el grupo se había desintegrado porque sólo se había planteado trabajar en ese evento.  Quizá tiene razón y yo exagero, pero es parte de la licencia poética que tenemos quienes somos las fuentes primarias de la historia.

8Debroise, Olivier (editor). LA ERA DE LA DISCREPANCIA. Arte y cultura visual en México 1968-1997, UNAM. México 2007.

9Para más información sobre Polvo de Gallina Negra y el resto del movimiento feminista en México en el Número 8 de N. Paradoxa puede consultarse mi artículo DE LA VIDA Y EL ARTE COMO FEMINISTA.

10Un antecedente directo de esta propuesta es un performance de Maris Bustamante de 1982 en el Museo de Arte Moderno de la Ciudad de México en el que realiza el performance El Pene como Instrumento de Trabajo, proyecto que describe de la siguiente manera: “Mandé hacer 300 máscaras con mi foto como mona-lisa con un pene en la nariz al que le colgaba una etiqueta que decía: ‘instrumento de trabajo’. La máscara tenía un suaje en la nariz para que esta se levantara. Mientras nos colocábamos la máscara, a través de los ojos también suajados, leíamos una traducción de la canción que oíamos, cantada por Nina Hagen en la que decía que hubiera querido ser hombre, porque a ellos les permiten divertirse más.”

11 Hay pocas publicaciones sobre arte y género en México, pero yo que sé lo difícil que ha sido realizarlas y lo útiles que son, no puedo sino estar orgullosa de ellas. Algunas de estas son: Arte feminista de los ochentas de Araceli Barbosa, El desnudo femenino: una visión de lo propio de Lorena Zamora, La imagen femenina en artistas mexicanas contemporáneas de  Gladys Villegas,  Crítica feminista en la Teoría e Historia del Arte, compilado por Karen Cordero e Inda Sáenz y Rosa Chillante: Mujeres y performance en México de Mónica Mayer.  Desbordamientos de una periferia femenina de Laura García.

12Consultado el 15 de febrero de 2010 en http://sedesol2006.sedesol.gob.mx/subsecretarias/prospectiva/discriminacion/Resumen/Resultados%20Generales%20por%20Modulo.pdf