HOMENAJE

 

 

Por último, presentamos un homenaje a una mujer perra del dolor, de la nostalgia,
del aullido nocturno, del sur. Enferma entre las
enfermas, poeta entre las migrantes: “No hay silencio aquí sino frases que evitas oír”. Un homenaje a Alejandra Pizarnik (1936-1972), porque con y a través de ella quisiéramos intentar imaginar si quisiéramos hablar de la vida. Pues esto es la vida, este aullido, este clavarse las uñas en el pecho, este arrancarse la cabellera a puñados, este escupirse en los propios ojos.

 

 

Está aquí: Home HOMENAJE