“NO HAY SILENCIO AQUÍ SINO FRASES QUE EVITAS OÍR” Un homenaje a Alejandra Pizarnik (1936-1972)

Quisiera hablar de la vida.
Pues esto es la vida,
este aullido, este clavarse las uñas
en el pecho, este arrancarse 
la cabellera a puñados, este escupirse
en los propios ojos, sólo por decir,
Todo por ver si se puede decir.
¿Qué es que yo soy? ¿Verdad que sí?
¿No es verdad que yo existo?
¿Yo no soy la pesadilla de una bestia?

Mucho más allá”, A.P

 

Los textos publicados aquí hacen parte del libro: El infierno musical (1971), reproducido en

 el libro: Alejandra Pizarnik, poesía completa (1955-1972), sacado a la luz en 2005, por la editorial Lumen. Hemos elegido en esta tercera entrega de la revista Vozal: “vacuna tu perra interior”, hacer un pequeño homenaje a la poeta argentina, pues Alejandra es una perra del dolor, de la nostalgia, del aullido nocturno, del sur. Enferma entre las enfermas, poeta entre las migrantes. Al final de sus días, después de haber hecho del asma, la tartamudez, la tristeza, las voces fantasmas, la depresión y la nostalgia trazo, después de luchar con y en contra de la patologización de su brillantez, Alejandra buscó la vacuna contra el dolor en el único lugar donde no se han agotado las existencias: la muerte… una pastilla por cada año de vida. Los textos elegidos aquí, consideramos, son metáfora y testimonio de eso. Alejandra no necesita más introducción. 

 

 

 

                                                                                                                                                                                        Imagen tomada de

http://www.arealibros.es/otros/hija-del-viento-de-alejandra-pizarnik.htm

 

1. El deseo de la palabra

 

COLD IN HAND BLUES

Y qué es lo que vas a decir voy a decir solamente algo
 y qué es lo que vas a hacer Voy a ocultarme en el lenguaje y por qué

tengo miedo 

OJOS PRIMITIVOS

En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la compresión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

 

EL INFIERNO MUSICAL

Golpean con soles
Nada se acopla con nada aquí

Y de tanto animal muerto en el cementerio de huesos filosos de mi memoria

Y de tantas monjas como cuervos que se precipitan a hurgar entre mis piernas

La cantidad de fragmentos me desgarra

Impuro diálogo
Un proyectarse desesperado de la materia verbal Liberada de sí misma
Naufragando en sí misma

 

EL DESEO DE LA PALABRA

La noche, de nuevo la noche, la magistral sapiencia de lo oscuro, el cálido roce de la muerte, un instante de éxtasis para mí, heredera de todo jardín prohibido.

Pasos y voces del lado sombrío del jardín. Risas en el interior de las paredes. No vayas a creer que están vivos. No vayas a creer que no están vivos. En cualquier momento la fisura en la pared y el súbito desbandarse de las niñas que fui.

Caen niñas de papel de variados colores. ¿Hablan los colores? ¿Hablan las imágenes de papel? Solamente hablan las doradas y de esas no hay ninguna por aquí.

Voy entre muros que se acercan, que se juntan. Toda la noche hasta la aurora salmodiaba: Si no vino es porque no vino. Pregunto. ¿A quién? Dice que pregunta, quiere saber a quién pregunta. Tu ya no hablas con nadie. Extranjera a muerte está muriéndose. Otro es el lenguaje de los agonizantes.

He malgastado el don de transfigurar a los prohibidos (los siento respirar adentro de las paredes). Imposible narrar mi día, mi vía. Pero contempla absolutamente sola la desnudez de estos muros. Ninguna flor crece ni crecerá del milagro. A pan y agua toda la vida.

En la cima de la alegría he declarado acerca de una música jamás oída. ¿Y qué? Ojalá pudiera vivir solamente en éxtasis, haciendo el cuerpo del poema con mi cuerpo, rescatando cada frase con mis días y mis semanas, infundiéndole al poema mi soplo a medida que cada letra de cada palabra haya sido sacrificada en las ceremonias del vivir.

 

2. Las uniones posibles

 

SIGNOS

Todo hace el amor con el silencio.
Me habían prometido un silencio como un fuego, una casa de silencio. De pronto el templo es un circo y la luz un tambor. 

FUGA EN LILA

Había que escribir sin para qué, sin para quién.
El cuerpo se acuerda de un amor como encender la lámpara. Si silencio es tentación y promesa. 

DEL OTRO LADO

Como un reloj de arena cae la música en la música. Estoy triste en la noche de colmillos de lobo.
Cae la música en la música como mi voz en mis voces. 

LAZO MORTAL

Palabras emitidas por un pensamiento a modo de tabla del náufrago. Hacer el amor adentro de nuestro abrazo significó una luz negra: la oscuridad se puso a brillar. Era la luz reencontrada, doblemente apagada pero de algún modo más viva que mil soles. El color del mausoleo infantil, el mortuorio color de los detenidos deseos se abrió en la salvaje habitación. El ritmo de los cuerpos ocultaba el vuelo de los cuervos. El ritmo de los cuerpos cavaba un espacio de luz adentro de la luz.

 

3. Figuras de la ausencia

 

LA PALABRA QUE SANA

Esperando que un mundo sea desenterrado por el lenguaje, alguien canta el lugar en que se forma el silencio. Luego comprobará que no porque se muestre furioso existe el mar, ni tampoco el mundo. Por eso cada palabra dice lo que dice y además más y otra cosa. 

LOS DE LO OCULTO

Para que las palabras no basten es preciso alguna muerte en el corazón.

La luz del lenguaje me cubre como una música, imagen mordida por los perros del desconsuelo, y el invierno sube por mí como la enamorada del muro.

Cuando espero dejar de esperar, sucede tu caída dentro de mí. Ya no soy más que un adentro.

 

GESTO PARA UN OBJETO

En tiempo dormido, un tiempo como un guante sobre un tambor.

Los tres que en mí contienden nos hemos quedado en el móvil punto fijo y no somos ni un es ni un estoy.

Antiguamente mis ojos buscaron refugio en las cosas humilladas, desamparadas, pero en amistad con mis ojos he visto, he visto y no aprobé. 

LA MÁSCARA Y EL POEMA

El espléndido palacio de papel de los peregrinajes infantiles.

A la puesta del sol pondrán a la volatinera en una jaula, la llevarán a un templo ruinoso y la dejarán allí sola. 

A PLENA PÉRDIDA

Los sortilegios emanan del nuevo centro de un poema a nadie dirigido. Hablo con la voz que está detrás de la voz y emito los mágicos sonidos de la endechadora. Una mirada azul aureolaba mi poema. Vida, mi vida, ¿qué has hecho de mi vida?

 

4.
Los poseídos entre lilas

Se abrió la flor de la distancia. Quiero que mires por la ventana y me digas lo que veas, gestos inconclusos, objetos ilusorios, formas fracasadas... Como si te hubieses preparado desde la infancia, acércate a la ventana.

 -Un café lleno de sillas vacías, iluminado hasta la exasperación, la noche en forma de ausencia, el cielo como de una materia deteriorada, gotas de agua en una ventana, pasa alguien que no vi nunca, que no veré jamás.

¿Qué hice del don de la mirada?

Una lámpara demasiado intensa, una puerta abierta, alguien fuma en la sombra, el tronco y el follaje de un árbol, un perro se arrastra, una pareja de enamorados se pasea despacio bajo la lluvia, un diario en una zanja, un niño silbando...

Proseguí - (En tono vengativo). Una equilibrista enana se echa al hombro una bolsa de huesos y avanza por el alambre con los ojos cerrados.

¡No!

Está desnuda pero lleva sombrero, tiene pelos por todas partes y es de color gris de modo que con sus cabellos rojos parece la chimenea de la escenografía teatral de un teatro para locos. Un gnomo desdentado la persigue mascando las lentejuelas...

Basta, por favor.  

(En tono fatigado). Una mujer grita, un niño llora. Siluetas espían desde sus madrigueras. Ha pasado un transeúnte. Se ha cerrado una puerta. 

II

Si viera un perro muerto me moriría de orfandad pensando en las caricias que recibió. Los perros son como la muerte: quieren huesos. Los perros comen huesos. En cuanto a la muerte, sin duda se entretiene tallándolos en forma de lapiceras, cucharitas, de cortapapeles, de tenedores, de ceniceros. Sí, la muerte talla huesos en tanto el silencio es de oro y la palabra de plata. Sí, lo malo de la vida es que no es lo que creemos pero tampoco lo contrario.

Restos. Para nosotros quedan los huesos de los animales y de los hombres. Donde una vez un muchacho y una chica hacían el amor, hay cenizas y manchas de sangre y pedacitos de uña y rizos púbicos y una vela doblegada que usaron con fines oscuros y manchas de esperma sobre el lodo y cabezas de gallo y una casa derruida dibujada en la arena y trozos de papeles perfumados que fueron cartas de amor y la rota bola de vidrio de una vidente y lilas marchitas y cabezas cortadas sobre almohadas como almas impotentes entre los asfódelos y tablas resquebrajadas y zapatos viejos y vestido en el fango y gatos enfermos y ojos incrustados en una mano que se desliza hacia el silencio y manos con sortija y espuma negra que salpica a un espejo que nada refleja y niña que durmiendo asfixia a su paloma preferida y pepitas de oro negro resonantes como gitanos de duelo tocando sus violines a orillas del mar Muerto y un corazón que late para engañar y una rosa que se abre para traicionar y un niño llorando frente a un cuervo que grazna, y la inspiradora se enmascara para ejecutar una melodía que nadie entiende bajo una lluvia que calma mi mal. Nadie nos oye, por eso emitimos ruegos, pero ¡mira! el gitano más joven está decapitando con sus ojos de serrucho a la niña de la paloma. 

III

Voces, rumore, sombras, cantos de ahogados: no sé si son signos o una tortura. Alguien demora en el jardín el paso del tiempo. Y las criaturas del otoño abandonadas al silencio.

Yo estaba predestinada a nombrar las cosas con nombres esenciales. Yo ya no existo y lo sé; lo que no sé es qué vive en lugar mío. Pierdo la razón si hablo, pierdo los años si callo. Un viento violento arrasó con todo. Y no haber podido hablar por todos aquellos que olvidaron el canto. 

IV

Alguna vez, tal vez, encontraremos refugio en la realidad verdadera. Entretanto ¿puedo decir hasta qué punto estoy en contra?

Te hablo de la soledad mortal. Hay cólera en el destino porque se acerca, entre las arenas y las piedras, el lobo gris. ¿Y entonces? Porque romperá todas las puertas, porque sacará afuera a los muertos para que devoren a los vivos, para que sólo haya muertos y los vivos desaparezcan. No tengas miedo del lobo gris. Yo lo nombré para comprobar que existe y porque hay una voluptuosidad inadjetivable en el hecho de comprobar.

Las palabras hubieran podido salvarme, pero estoy demasiado viviente. No, no quiero cantar muerte. Mi muerte... el lobo gris... la matadora que viene de la lejanía...¿No hay un alma viva en esta ciudad? Porque ustedes están muertos. ¿Y qué espera puede convertirse en esperanza si está todos muertos? ¿Y cuándo vendrá lo que esperamos? ¿Cuándo dejaremos de huir? ¿Cuándo ocurrirá todo esto? ¿Cuándo? ¿Dónde? ¿Cómo? ¿Cuánto? ¿Por qué? ¿Para quién?

 

Des.control

Andrea Barragán Artistas visual Pontificia Universidad Javeriana

Por medio de éste montaje audiovisual hago un recuento de diferentes dispositivos que ha inventado la psiquiatría de manera especulativa, para controlar lxs cuerpxs que presuntamente no se pueden controlar a sí mismos; métodos como el electroshock, la trepanación, el encierro o las pastillas recetadas para un sin número de síntomas qué más que revelar afecciones de la mente humana, son el resultado de la medicalización de la vida que busca regular la productividad de la experiencia humana, neutralizando los cuerpos, que exceden la norma de lo racional, virtud de los seres humanos que nos diferencia de los animales.

La psiquiatría, como medicina del alma (psique), más que sanar sus afecciones, copta la voluntad de las mismas, dejando ver que la atrocidad de sus métodos más que sanar el alma, aniquilan la potencialidad de la experiencia de estar vivx. De esta manera, des.control invita a desobedecer al control de las subjetividades, renunciando a la normalización, delirando, soñando despiertxs, porque la libertad de la mente no puede ser la esclavitud del cuerpo.

Mensturantes

 

Joyce Jandette y la Bala Rodriguez

Joyce es artivista transfeminista mexicana, egresada de la escuela superior de música (INBA), trabaja de manera independiente y dentro de colectivas feministas. http://musicasvisibles.wordpress.com/

Alejandra Rodrñiguez, “Bala”, es socióloga, activista gorda, Man-flora y transfeminista. Lesbiana Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

*

http://vimeo.com/59677363

 

La noche del 20 de Enero de 2013 comenzamos a menstruar juntas. La peculiaridad del fenómeno y la curiosidad nos llevaron a investigar. Lo llaman sincronización social de la menstruación o efecto McClintock. No es sorpresa la poca y vaga información que existe disponible sobre este fenómeno, del que por otro lado siempre hemos sabido las mujeres. No nos tragamos las interpretaciones médicas, históricas, antropológicas, biológicas, etcétera. que pretenden explicar/construir nuestro cuerpo en función de la primacía de los hombres. ¿La alternativa? como dicen por ahí, si no te gusta lo que hay, ¡hazlo tú misma!

Este video es el registro visual de un pacto de sangre, ritual de hermandad entre amantes, o mejor, ritual de sororidad entre amantas. Reescribimos nuestra historia, reconquistamos nuestro deseo, con la sangre que emana de nuestros sexos impuros y proscritos, tomamos y bebemos de ellos porque nos excita y empodera, porque esta es nuestra grieta mensualmente sangrante y esta la sangre de una alianza nueva y eterna: ¡la nuestra! 

 

Está aquí: Home Vozal 3 Vozal 3